Importancia y beneficios del aislamiento acústico en tus ventanas

Si el ruido te pone de los nervios, la solución es aislar tus ventanas de forma correcta. Reducir la polución acústica es invertir en nuestra propia salud.

Si el ruido te pone de los nervios, la solución está en aislar tus ventanas de forma correcta.

Al igual que otras clases de contaminación, como la lumínica o la aérea, la polución acústica se une a la hueste de irritantes que nos hacen querer estar, valga la redundancia, alejados del mundanal ruido.

Entre los coches, los camiones de la basura, las obras y las sempiternas terrazas a rebosar de gente, es difícil encontrar un momento de paz en nuestro propio hogar, y todo parece apuntar a que la cosa va a peor, no a mejor.

Esto se nota especialmente en las zonas más céntricas con el barullo del turismo o las zonas más cercanas a las fiestas populares de la ciudad, en las cuales se hace prácticamente imposible vivir sin un buen aislamiento acústico.

¿Por qué es tan importante el aislamiento acústico?

Como ya hemos apuntado, hoy es casi imposible evitar la polución acústica. Estamos rodeados de ruido de manera constante, ruido que nos hemos acostumbrado a ignorar. Sin embargo, que lo ignoremos no quiere decir que no sea dañino para nuestra salud; no solo afecta a nuestro sistema auditivo a largo plazo, sino que nos lleva al estrés y la ansiedad constante, a una tensión arterial elevada e incluso a problemas del corazón.

Reducir la polución acústica es invertir en nuestra propia salud, física y mental.

¿Por qué entra ruido por nuestras ventanas?

Si hemos cerrado las ventanas, el ruido de la calle no tendría por qué ser una molestia. Sin embargo esto no tiene por qué ser así. Estos son los motivos principales.

  • Filtración: si la ventana tiene orificios o huecos puede dejar pasar toda clase de ruidos molestos.
  • Difracción: el ruido incide sobre las ventanas y produce vibraciones que finalmente se transmiten al interior de la vivienda.

¿Cómo funciona el aislamiento acústico en las ventanas?

Para reducir el nivel de ruido, hay que crear una barrera entre el sonido y el oído que lo escucha. Para conseguir esto se utilizan ventanas especiales que bloquean las ondas acústicas e impiden que entren en casa.

Para incrementar el aislamiento acústico de una ventana, hay varios caminos posibles.

  • Añadir masa (hacer el vidrio más grueso)
  • Añadir espacio (incrementar la distancia entre vidrios exterior e interior)
  • Utilizar vidrios laminados, un sándwich de vidrio-plástico-vidrio que reduce la transmisión acústica.

¿Cómo influye el vidrio en el aislamiento acústico de las ventanas?

Aunque el espesor del vidrio afecta en gran medida al aislamiento acústico, este no es el único factor a tener en cuenta; el uso de vidrios laminados o de ventanas con doble acristalamiento o incluso triple acristalamiento favorecen mucho las capacidades aislantes de la ventana.

Las ventanas que mejor aíslan del ruido son las que cuentan con, al menos, uno de los vidrios con un espesor mínimo de 6 milímetros y que su cámara tenga un espesor mayor de 12 milímetros. Si se necesita un refuerzo extra de aislamiento, los vidrios laminados son los más recomendables.

Por otra parte, es importante también tener en cuenta el marco de la ventana y su hermeticidad; cualquier lado por donde pueda pasar el aire implica también un paso para el ruido.

La importancia del marco y el sistema de apertura

Para que una ventana tenga un aislamiento acústico eficaz, es importante contar con un mecanismo de apertura lo más hermético posible; Las ventanas correderas, por ejemplo, son uno de los tipos de ventana menos eficaces a la hora de protegernos del ruido.

Ventanas abatibles

A la hora del aislamiento acústico, las ventanas abatibles son más eficaces que el resto, gracias a su cierre de doble junta que impide el paso de ondas acústicas.

Perfil impermeable

Si la ventana tiene el mejor vidrio, pero el perfil no tiene la suficiente calidad, no aislará del exterior. Para solucionar el problema de ruido, el perfil debería ser impermeable al aire.

Ventanas de PVC

Uno de los mejores aislantes del ruido son los marcos de PVC, ya que sus propiedades hacen que sea un buen amortiguador natural de las vibraciones y ondas sonoras, además de un aislante térmico de primera clase.

Cómo aislar tus ventanas de forma casera

Instalar sistemas y cerramientos para aislar nuestra casa del mundanal ruido no siempre es factible. A veces hay motivos técnicos, otras motivos económicos. No obstante, es una buena manera de contribuir a tu propia comodidad, por lo que te ofrecemos algunos consejos para reducir los niveles de ruido en tu casa.

Instalar cortinas pesadas

Las cortinas, si tienen una cierta densidad, pueden ejercer de barrera acústica. Además, las ondulaciones de las cortinas controlan y absorben la reverberación causada por el ruido.

Sellar fisuras y juntas

Si la entrada de ruido se produce por filtración, un buen método para aislar es sellar las fisuras. Para cubrir las juntas, utiliza espuma de poliuretano en las fisuras gruesas y silicona en las finas. Por último, sella las juntas de las hojas con un aislante de goma autoadhesivo (valen unos burletes), que tendrás que colocar entre las hojas de la ventana y el marco.

Aislar los cajones de la persiana

Los cajones de persiana son otros de los accesos para el ruido. Para mitigarlo, puedes cubrir los huecos con unas láminas antiruido llamadas Copopren. Si el espacio no te lo permite, puedes usarlos para forrar la tapa exterior del registro.

Abrir chat
¿Necesitas que te ayudemos en algo?
¿Hablamos?
Hola, 👋
¿En qué podemos ayudarte?